28 de julio de 2015

La diferencia entre buscar obstáculos y buscar la magia

A todos nos encanta la magia, creamos aún en ella o no. Si existe alguien a quien no le guste probablemente no podrá enamorarse, ni tener hijos, ni relaciones felices, ni vivir. Porque la magia es todo eso. Bueno, podrá hacerlo pero no se sentirá ni muy feliz ni muy realizado ni hará felices a los demás ni buscará su realización. Así que no vale.

Buscamos la magia fuera de nosotros, sin darnos cuenta de que somos portadores de ella. Hacemos magia cuando soñamos y buscamos hacer realidad esos sueños. Son sueños, no deseos. Los sueños son ilusiones vitales, que nos pertenecen, que nos definen y forman parte de nuestra esencia. Si los negamos comenzamos a sufrir “normalitis aguda” y nos sometemos al sistema.

Somos nuestra propia autoridad y servimos a la vida. Es imposible crear magia sin rebelarnos a las normas socioeconómicas que buscan someternos y encasillarnos.

También podemos decir que nos rebelamos y sin embargo, buscar los obstáculos para nunca crear cosas maravillosas. Porque siempre hay un algo o un alguien que defiende ese algo que nos sirve como excusa para mantenernos entre Pinto y Valdemoro. Esta situación no suele ser sostenible porque cuando hay bloqueo acabamos amargados o deprimidos. O ambas cosas.

“Yo no puedo”, “yo no sé”, “los demás no me dejan”, “tengo miedo”, “ya es tarde”, etc. son los obstáculos que hay y que nos sirven como excusa para mantener una posición que nos condena. Si hay obstáculos, se superan. Pero de ahí a ponernos uno detrás de otro, es la marca del sabotaje permitido o el autosabotaje.

Tenemos la fuerza suficiente para salir adelante y llevar nuestros sueños y los de los demás al éxito. Para ello no podemos aceptar otra autoridad que no sea la nuestra. Si lo hacemos, que dios nos ayude. Porque eso significa que en realidad no estamos luchando sino que nos hemos derrotado como unos pringadillos y pringadillas de libro.

Si ponemos nuestra atención en los obstáculos, eso es lo que tendremos siempre. En cambio, si lo ponemos en la magia, cuando aparezcan los obstáculos los sortearemos, los superaremos y desarrollaremos cada vez más fuerza, más estrategia, y seremos imparables.

Pararnos a ver qué dicen los demás, qué opinan y esperar a que nos den el visto bueno es un acto suicida. Mucho mejor contar con los que están a nuestro lado y hacer lo mismo, que cuenten con nosotros. Hacer equipo, ser parte de relaciones auténticas y ahí comienza la magia. Esas relaciones auténticas también se refieren a nosotros con nosotros mismos.

Ser idealista y crear magia no es tener pájaros en la cabeza, es cambiar realidades enfermas por realidades sanas para todos y encender la mecha de la felicidad, el amor, la igualdad, la justicia, la creatividad, la realización,…

La vida es pura magia. Y nosotros estamos en la vida, formamos parte de ella. Podemos escaparnos pero será para nuestra desgracia. Tenemos herramientas para conectar nuestra alma y son nuestra conciencia y nuestro deseo de bien. Ellos nos guían en el camino de la vida.

Los obstáculos sólo son problemas técnicos, no situaciones definitorias ni imposibles de resolver. Nos hacen crecer, madurar y seguir luchando. Crear magia está a otro nivel porque busca la felicidad de todos, y es lo natural, lo que responde a nuestra propia naturaleza. Vivir bloqueados y sometidos a la frustración o al fracaso hace sufrir y mata.

Por todo ello, es fundamental hacer prácticas y hacer magia antes de que se nos olvide y cualquier momento es bueno para empezar. Ahora mismo, sin ir más lejos. Y no parar… nunca.

4 comentarios:

  1. Artículo simplemente maravilloso... y mágico. Gracias por él.

    ResponderEliminar
  2. Así es,Magia,Soñar..problema=solución .Gracias Maite lo comparto ahora mismo con unos cuantos

    ResponderEliminar
  3. Me voy a tatuar este artículo para que esté impregnado mi ser. Viva la magia! Gracias. Lorena

    ResponderEliminar
  4. La magia para crear y dar vida al alcance de todos, y dentro de cada uno / una de nosotros... Y qué calladito que se mantiene...!
    Gracias Maite por desvelar una y otra vez las cosas lindas y esenciales de la vida y recordarnos de que estamos haciendo el canguelo fuera de todo de lo que tratas

    ResponderEliminar