31 de diciembre de 2014

Examen sorpresa

A estas alturas del partido, ya va siendo hora de hacer repaso. Por eso hoy toca, examen sorpresa, de conciencia y demás familia.

El examen consta de 5 sencillas preguntas. Las respuestas tienen que ser rápidas, sin pensar. Es necesario decir lo primero que se nos pase por la cabeza. A ver qué tal nos sale. ¿Preparados? ¿Preparadas?
  • Preguntas preparatorias: ¿Cómo te llamas? ¿Dónde vives? ¿Cuál es tu color favorito? ¿A qué no te has rebelado aún?
  • Preguntas preparatorias: ¿De qué color son tus zapatos? ¿Te has lavado hoy los dientes? ¿De qué color es la Pantera Rosa?

24 de diciembre de 2014

El espíritu navideño: manual para recuperarlo

Hablar del espíritu navideño es rememorar “El cuento de Navidad” donde los espíritus de las navidades pasadas, presentes y futuras se aparecían ante un antipático Mr. Scrooge.

Hay personas que afirman no tener ningún espíritu navideño llegando estas fechas. Los villancicos le parecen horteras, los adornos innecesarios, los encuentros familiares un sacrificio innecesario.

El caso es que, o se renueva ese espíritu anualmente alimentándolo o tiende a desaparecer. Conectar con la esencia de la Navidad es la tarea que nos ocupa y que vamos a abordar ahora mismo para llegar a la Nochebuena con ilusión por

11 de diciembre de 2014

La mala intención

O también conocido comúnmente como “la mala hostia”.  Eso es lo que tienen unos o unas cuantas cuando han cruzado el límite. Y eso es precisamente de lo que tenemos que aprender a defendernos cuando se da el caso.

En la versión más sutil encontramos la envidia. ¿Qué supone eso? La admiración de un acomplejado o acomplejada y cobarde. Cuando hay una persona que no nos trata con amor sino todo lo contrario y no encontramos el motivo, podemos empezar a sospechar que es envidia. Por supuesto nadie lo va a reconocer. Es lo más bajuno que hay decir: “tengo

2 de diciembre de 2014

Amor o supervivencia

Lo único que nos salva son las relaciones de amor. Lo sabemos desde que somos pequeños, sin embargo, al parecer lo vamos olvidando con el paso de los años. Poco a poco nos vamos metiendo en la trampa de querer conseguir las cosas solos. Es como si nos hubiéramos tragado el tópico del sueño americano.

Tener “contactos” o “amigos hasta en el infierno” es la versión cutre o por lo menos insuficiente de amigos de verdad, relaciones auténticas. No es que vengan mal, sólo que no nos ayudan a vivir, sólo a sobrevivir, que es