27 de febrero de 2013

A todos los desposeídos

No hay pobres, hay desposeídos y ladrones que roban.

Y por supuesto, no es lo mismo “ser” que “estar”. Ser pobre nos hunde en la miseria a la que nos han condenado aceptando esa etiqueta, que más que una etiqueta casi acaba formando parte de nuestro adn. Estar desposeído es como nos han dejado, no lo que somos.

Cada palabra que nombramos es importante porque marca nuestro pasado, presente y futuro. Nos permite identificar nuestra posición y nos da la posibilidad de salir de ella.

Ser pobre es casi una casta; ha dejado de ser una circunstancia para formar parte de la personalidad. Cuando uno es pobre se limita, se conforma y, como mucho, lucha por su dignidad de pobre, pero en la mayor parte de

26 de febrero de 2013

Piedra a piedra

Todo o nada. Blanco o negro. La famosa escala de grises está fenomenal para explicar otros conceptos o para consolar a amigos desesperados. Sin embargo, en cuanto a nosotros se refiere queremos lo que queremos para ayer. Vamos, que lo de ir poco a poco no nos suele hacer mucha gracia. Tal vez son reminiscencias de la infancia, cuando queríamos el yogur en ese

17 de febrero de 2013

El libre albedrío


El libre albedrío existe nos parezca bien, mal o regular. En general, nos suele parecer bien para nosotros, pero para que los demás dispongan de él a veces no nos hacer tanta gracia. Si los demás tienen un comportamiento que no aprobamos porque consideramos erróneo, acertadamente o no, ya no nos parece tan bien.

En estos casos, hacemos una diferenciación en tres grupos: yo (en primera persona del singular), tú y yo (nosotros y nuestros colegas) y ellos (toooodos los demás que no somos nosotros). A los demás solemos