25 de enero de 2013

Creer en mí

Que lo que tenemos cada uno es un valor único e irrepetible lo hemos escuchado como quien ve la película "El Mago de Oz". Nos los dicen o nos lo decimos para sentirnos mejor pero eso, a menudo, no suele sacarnos del escepticismo.

Apostar por uno/a mismo/a es un riesgo, como todo lo importante en la vida. ¿Y si de repente nos damos cuenta de que es mentira y que ese valor con el que hemos venido al mundo no es tan alucinante? ¿O si nos hemos equivocado de valor y estamos desarrollando cualquier otra cosa? Mieditis… Eso es precisamente lo que nos invade.

Por supuesto, para colmo, comenzamos a compararnos, como si lo inmaterial pudiera medirse. Así que tomamos medidas sesgadas. Desconocemos el punto de partida del otro, el nivel de desarrollo, etc. Pero