10 de julio de 2012

Comprometerse hasta el final

Hay un miedo aferrado a nuestro estómago cuando escuchamos la palabra compromiso. Es como si renunciáramos a nuestra libertad. El resultado es que acabamos siendo zombis deambulando.

Nos contradecimos, reculamos, ponemos pegas, y todo por no elegir un sitio donde estar y por el que luchar. Sin embargo, nos pasamos la vida buscándolo. Eso sí, ninguno termina por convencernos del todo. Y cuando otra persona lo encuentra y toma la decisión de permanecer en él, protegerlo, defenderlo y ser consecuente con sus actos, decimos que es un

9 de julio de 2012

Un grano no hace granero, pero... ya se sabe

Así es. Probablemente un grano sea inapreciable pero puede determinar el peso de la balanza. Nunca se sabe. Sin embargo, no hacer nada por la equivocada idea de que va a servir de muy poco, nos condena.
Es posible que la conciencia  esté más desarrollada, pero aún no pasamos a la acción. ¿Cómo puede ser que haya tantas personas que ven injusticias, abusos, desigualdad, falta de amor, de compasión, de dignidad humana y tan pocas que se movilizan contra ello? No cuadran las cuentas.

Eso de “total, para lo que va a servir” o también “¿qué puedo hacer yo si son una mayoría y yo una sola persona?” son justificaciones para ocupar una posición de derrota que sí sirve de algo: de mantener toda la injusticia que hay alimentando así a un sistema enfermo. Es decir, no hacer nada por el bien, no significa ser neutral. Es imposible. Si yo no aporto nada bueno, estoy automáticamente poniendo algo malo. Es como ver a una persona pegar a otra y decir: “aunque no los separo, por lo menos no estoy pegando

8 de julio de 2012

¡Benditas hormonas!

Irrumpe la adolescencia como una tormenta de verano. Sin previo aviso y, por lo tanto, sin haber tenido en cuenta nuestra desnudez y la falta de un lugar donde resguardarse.

La infancia conecta con la verdad, la adolescencia la defiende. Lo que ocurre además son innumerables cambios a una velocidad pasmosa, difícil de asimilar. Comenzamos a medirnos con nosotros mismos y con los demás. Cuál es nuestro poder, hasta dónde llegamos con nuestra determinación. Y cómo no, todo lo que sentimos de piel para adentro y de piel para fuera; y en la misma piel, donde las hormonas encuentran un límite muy fino y salen al exterior explosionando. Todo es visceral. Comenzamos a ver a través de nuestros propios ojos, y no de los de

7 de julio de 2012

Enorgulleciéndonos

¿Qué idea tengo de mí mismo? Responder a esta pregunta no resulta tarea sencilla. Tratamos de recordar lo que los demás nos han transmitido, si somos listos, guapos, especiales, atractivos, etc. Y toda esa información y valoración sobre nuestra persona, transmitida desde el amor es lo que conforma nuestra identidad.

Es francamente necesario que nos valoren y nos transmitan cómo nos ven para, desde ahí, sumado a nuestra propia percepción, nos sintamos seguros y vayamos por el mundo pisando fuerte, con decisión y aplomo.

Con todo eso, podemos pasar a la acción. Del “ser” al “hacer”. Si no tenemos ni idea de cómo somos o nos sentimos profundamente acomplejados, no vamos a hacer nada, o muy poco. Si el “ser” configura

6 de julio de 2012

Esto... ¿puedo decir algo? Bueno, mejor no.

Todos tenemos algo que decir, algo importante. Lo que pasa es que no nos han hecho ni caso nunca, de modo que acabamos por creer que sólo decimos tonterías, o que nadie va a escucharnos y tomarnos en serio. Nos hemos acostumbrado a ello, lo hemos aceptado, y como somos tan obedientes, comenzamos a decir tonterías.

¿Qué tenemos que decir? ¿Qué queremos decir? En lugar de eso, decimos otras cosas que no son nuestras, pensando que las nuestras -cuando aún sabemos cuáles son- resultan aburridas o tontas. Imitamos como loros, y al cabo de los años, nos damos cuenta que hablamos igual que nuestro padre o que nuestra madre, decimos las mismas cosas y tenemos un visión parecida del mundo. ¿Cómo es posible que hayamos llegado a eso si en plena adolescencia dábamos patadas en las espinillas de todas esas frases

5 de julio de 2012

Dignidad. Siempre dignidad.

La escena en la que Don Lockwood (Gene Kelly) habla de la dignidad a una periodista sobre la alfombra roja en “Singing in the rain” –maravilloso e imprescindible film, todo sea dicho de paso- siempre me ha dado qué pensar. No porque sea una escena trascendental, sino por todo lo contrario. El protagonista narra su pasado solemnemente atribuyéndole dignidad mientras en las imágenes se ven a dos personajes –su amigo y él- desde la más tierna infancia haciendo de todo para sobrevivir. Y aunque sea en clave de comedia, eso es dignidad.

Dignificar al ser humano consiste en no venderse y no vender a nadie. Y no resulta tan fácil en los tiempos que corren, donde el miedo nos lo inyectan con el desayuno, la pena nos la ponen en bandeja o delante del espejo al vestirnos de rutina y el odio nos revienta en la cara cada vez que

4 de julio de 2012

Dónde está el problema, matarilerilerile...

Y vienen y te preguntan “A ti ¿qué te pasa? ¿Cuál es tu problema?”. Y se oye el eco de tus pensamientos que buscan entre neuronas y neurotransmisores alguna respuesta válida para salir del paso. Aunque siempre con la esperanza de encontrar la verdad si somos honestos.

Quien nos pregunta puede ser alguien que nos quiere o incluso nosotros mismos tratando de averiguar qué hay más allá de la falta de consecución. Por supuesto, si nos lo pregunta alguien que no está en esa posición de cercanía y vínculo no nos vamos a molestar ni en pensarlo. Con un simple “Nada. No me pasa nada” damos la conversación por concluida.

Sin embargo, ofrecer esa respuesta cuando el interlocutor se interesa de verdad por nuestro estado y busca ayudarnos, es un sabotaje en toda regla

3 de julio de 2012

Sueños y espejismos

En general, la creatividad, la imaginación suele ser la hermana pobre del poderoso hemisferio izquierdo del cerebro más analítico y funcional. Eso de jugar, dibujar, disfrazarse y creer que somos piratas en una isla llena de delfines voladores, donde las plantas contienen secretos que nos llevarán a una cueva mágica está muy bien, es muy divertido un rato, pero en la educación que hemos recibido, sirve francamente de muy poco. O eso nos han hecho creer.

Hacer volar nuestra imaginación según pasan los años cuesta cada vez más y nos anquilosamos en una realidad gris con escasa proyección a un futuro diferente a este presente que vivimos.

Una cosa está clara: si no imaginamos el futuro que queremos, la vida que anhelamos, nunca vamos a llegar a ellos. Decir “quiero otra cosa que no sea ésta” tal vez ayude en un restaurante eligiendo plato a la carta. Y aún

2 de julio de 2012

El amor en los tiempos de crisis

Hablar de amor en los tiempos que corren produce una sensación extraña, como de mantenernos al margen de lo que sucede en la sociedad.

Sin embargo, es la única manera de salir adelante y cambiar el mundo. Luchar contra lo que no queremos sin desarrollar lo que queremos es dar poder a lo que no queremos y aceptar su “guerra”.

Entregarnos a amar es desarrollar algo que a los explotadores de la clase política y económica les resulta totalmente ajeno. El amor es tan puro que en sus blindados corazones no entra, en sus conciencias desconectadas de la vida ni lo perciben ni creen en ello.

Es fundamental defenderse y desarrollar.

Por un lado está la sociedad y por otro la vida. Y no tienen nada que ver. Dónde decide estar cada uno, es una decisión personal, pero no se puede confundir. Decir “¡Qué asco de vida!” es querer referirse al asco de sistema

1 de julio de 2012

De las necesidades a los sueños

Pasar de buscar realizar los sueños a simplemente luchar por cubrir necesidades básicas es un salto demasiado grande para asumirlo con tranquilidad.

En nuestro extenso vocabulario podemos hacer una escala gradual entre ambos conceptos.  Partiendo de necesidad, pasamos a deseo, después a ilusión y por último a sueño. Probablemente quepan otras palabras intercaladas que vayan en esa línea, pero de momento, lo dejamos así. Van desde la parte física hasta la conciencia espiritual, pasando por emociones e ideales.

Lo que tienen en común todas ellas es que forman parte de algo mucho más grande que es el derecho universal de todo ser humano. Es decir, que todos tenemos derecho a cubrir necesidades, cumplir deseos, realizar