23 de abril de 2012

No tires la toalla (llévatela a la playa)

Buscar motivos para no tirar lo toalla, en un momento crítico cuando no vemos más allá es el entrenamiento que debemos hacer. Llegar al límite supone resolver urgentemente y bien, no de cualquier forma porque va a marcar lo que hagamos de ahora en adelante.

Recogerla cuando la hemos tirado en el pasado es jodido, porque eso significa que en un momento dado nos rendimos, no encontramos ningún motivo para seguir luchando. Ya no es un pensamiento, una intención: es un hecho. Hemos pasado el límite.

No hay un motivo estándar que todo el mundo pueda aplicar a su
situación porque las circunstancias y las personas son diferentes.

Tenemos una esencia común, y características y manifestaciones diferentes, por eso lo de uniformar no funciona en estos casos, porque de lo que trata esto es de encontrar la fuerza para luchar por la vida, no abandonarnos para dejarnos llevar por la corriente.

Lo que nos unifica precisamente es eso, la ilusión por la vida, la pulsión por ser felices, la resistencia a la condena del fracaso existencial.

Para el estilo personal pondré unos ejemplos orientativos, para que cada uno o una desarrolle a partir de ahí -o de donde quiera-.

MOTIVOS PARA SEGUIR LUCHANDO Y NO TIRAR LA TOALLA NUNCA.
  • Porque cuando la tiras, es difícil volver a cogerla y nadie te asegura que vayas a poder hacerlo.
  • Por tus huevos/ovarios.
  • Por no alimentar a todos los capullos, cobardes, brujas, y resto de la colección del túnel del terror que no te dan una oportunidad, te mienten y te amenazan porque saben que tienes unos grandes valores, que te roban no reconociéndotelo. Vamos, por no darles la razón cuando piensan que no vales para lo que sea (en general, para nada) porque es falso.
  • Por todas las personas –hombres y/o mujeres- que han luchado por la vida, por la dignidad humana antes que tú y que ya no están en este mundo y por los que sí que están en este mundo para que sepan que no están solos.
  • Porque sí, por rebelde.
MOTIVOS PARA COGER LA TOALLA Y NO TIRARLA NUNCA MÁS.
  • Porque merezco vivir, porque todos los seres vivos tienen derecho a la felicidad.
  • Porque la vida ofrece infinitas oportunidades y como ésta no hay otra.
  • Porque siempre se puede hacer otra cosa, y aunque no me lo crea voy a comprobarlo.
  • Porque no tengo nada que perder, puesto que ya lo he perdido todo.
  • Porque me queda tiempo –más del que creo- para cambiar mi destino.
  • Porque sufrir es una mierda.
  • Porque no soy un/a borrego/a, pringado/a.
  • Porque no tengo que demostrar nada a nadie.
  • Porque me da la gana.
  • Porque sí, por rebelde.
En cualquiera de los casos, quiero decir que pasar el límite y abandonarnos, no hacernos cargo de nuestra vida es un error que se paga muy caro, puesto que nadie nos asegura que podamos volver a salir adelante. No siempre hay una cuerda o no siempre tenemos ganas de cogerla cuando ya estamos en el pozo y ponemos en peligro nuestra vida a todos los niveles.

Tenemos una responsabilidad con la Vida, queramos o no, nos venga bien o no. Así que o todos vamos bien, o todos vamos de pena. Contribuir a “ir de pena” es unan actitud de venganza y mal rollo, y por supuesto, cobardía. Pero a quien más va a afectar esa decisión es a uno/a mismo/a.

Los que buscan un revolucionario menos, van a aplaudir que claudiques en el intento, y los que siguen en el camino con fuerza y valentía, se van a proteger de un acto destructivo, aunque sensibles a una vida que se pierde por el momento, y van a seguir defendiendo las ilusiones puras, las suyas y las de todos los y las que se apuntan a echarse la toalla al cuello para seguir secándose el sudor (y el agua del baño estimulante o relajante, según se presente la ocasión. No todo va a ser currar).

1 comentario:

  1. En este artículo es donde traté de dejar mensajes sin lograrlo. Una maravilla!! Lorena.

    ResponderEliminar